Lo que siempre tienes que saber para el rezo del Rosario

Todos los jueves, afuera de nuestras parroquias, nos juntamos a las 19:00 horas, para pedirle a la Santísima Virgen María que nos consiga el ansiado aforo por m² para la Santa Misa, tan esencial para los creyentes.

Haciendo uso de la libertad de movimiento, respetando las normas sanitarias, cualquiera puede transitar por la vía pública y parar a rezar fuera de una iglesia. Si decides hacerlo, es bueno tener algunas cosas en cuenta.

1. ¿Cómo saber si va a haber algo en mi parroquia?

Averigua directamente. Si no hay nada, avisa en la parroquia que tú vas, por si alguien más se quiere sumar. Si además logras que la parroquia lo difunda, habrás sumado una parroquia a la campaña.

2. En mi parroquia somos muy pocos, ¿lo hacemos igual?

La idea es rezar simultáneamente. Por la Comunión de los Santos estaremos todos juntos, sin necesidad de grandes desplazamientos. No importa si es una persona o muchas en una parroquia determinada: lo importante es rezar todos a una voz.

3. ¿Qué pasa si en mi parroquia no hay nada?

Si por la razón que sea no va a haber nada en tu parroquia, o te complica contactarte con su gente, únete a otras parroquias. Pregúntanos por el formulario de contacto y te podemos dar ideas.

4. ¿El rezo del rosario está organizado, o llego no más y me pongo a rezar?

La idea es que sea espontáneo, aunque algunas parroquias que se enteraron primero y han tenido tiempo para organizar, quizá preparen algo.

5. Pero… ¿es ilegal, o estamos contraviniendo alguna norma sanitaria?

La idea de hacerlo fuera del recinto parroquial es precisamente que sea en la vía pública: cualquiera que sin prohibiciones especiales, cumpla las normas sanitarias de mascarilla y distanciamiento, además del permiso de desplazamiento si la comuna está en cuarentena, puede circular por la vía pública.

El rosario no es un rito ni requiere un ministro; tampoco es un acto de culto en el sentido de la norma sanitaria. Desde el punto de vista «legal», es análogo a que dos personas se pongan a conversar mientras esperan en la fila para entrar al supermercado.

6. ¿Qué pasa si nos intentan parar?

La única forma en que personal de salud o de orden público se sienta autorizado a parar algo que cumple todas las normas, sería mediante una interpretación deliberada y excesivamente caprichosa, muy díficil de justificar. En la eventualidad de algo así, debe hacérsele ver con paz que no se está incumpliendo ninguna norma y que detenerte se trataría de un acto de discriminación arbitraria. Ten la seguridad de que no tiene sustento jurídico y no puede prosperar.

7. ¿Los obispos y párrocos saben de esto?

La Jerarquía (obispos y párrocos, en su ámbito) en general saben de esta iniciativa que nació de los laicos; no se han opuesto y en algunos casos, libremente, han ayudado a difundir.

Puede que también te guste...

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *