Recuperar la temperatura espiritual

Seguramente más de alguien que lea esto está cansado (¿y desmotivado?) por las cuarentenas que van y vienen y por la incertidumbre (hablando humanamente).

Le pedí a mi párroco si hoy me podía dar la Comunión en la franja deportiva (el lunes recién voy a tener mi pase de movilidad) y pensaba en el «venid a Mí los que estáis cansados»: sin Él no podemos. También recordaba cómo desde los primeros rosarios supimos de sacerdotes que perdieron el miedo y se «acordaron» de su gente, y el bien que podemos hacer a muchas almas con unas ideas súper simples, y la ayuda de Dios.

Supe de uno que le pidió a su párroco (sacerdote piadoso) que, a falta de cupos para Misas, pusiera horarios de Comunión con ministros (si le hacían falta ministros, se ofrecía él mismo), y que retomara la adoración. Total, son cosas que se puede hacer con el aforo de cuarentena. Además, la mitad de la gente ya tiene pase y puede ir a una iglesia dentro de su comuna, y necesitamos recuperar la temperatura espiritual por muchas razones. El curita dio las gracias.

Es mucho lo que podemos hacer si nos dejamos ayudar por el Señor y no dejamos que el desánimo nos gane. Y hay mucha gente rezando para que esto pase y a quienes quizá el Señor no les pide que den estos pasos.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *